jueves, 21 de marzo de 2013

BARCELONA BAJO LAS BOMBAS





75 aniversario de los bombardeos sobre Barcelona. 

Durante los días 16, 17 y 18 de marzo de 1938, Barcelona fue bombardeada sistemáticamente por la aviación legionaria italiana, aliada del ejército de Franco, con el objetivo de aterrorizar a la población civil y minar la moral del gobierno republicano.

Desde la noche del 16 hasta la tarde del día 18, la ciudad sufrió  durante 41 horas, trece bombardeos masivos e indiscriminados en los que se lanzaron 44 toneladas de bombas, a intervalos de tres horas.

Según las cifras oficiales, hubo 924 muertos y más de 1500 heridos, 48 edificios quedaron destruidos y muchos con graves destrozos, la mayoría en las zonas del casco antiguo y el Ensanche.

Bombardeo del 17 de marzo de 1938 en el Raval

Durante aquellos tres días Barcelona padeció uno de los primeros bombardeos de saturación de la historia.
Se considera que fue un campo de pruebas, un laboratorio donde se ensayó una nueva forma de hacer la guerra, una nueva estrategia de combate en la que desaparecían los límites entre el frente y la retaguardia. 
Ya no se atacaban sólo objetivos militares, sino que el objetivo era sembrar el pánico entre la población civil y desmoralizarla.

Pocos años después, durante la Segunda Guerra Mundial, se aplicaría la misma técnica en otras ciudades, como Londres, Dresde o Hiroshima.

Placa en la Plaza Joan Amades, junto a la Font del Carme, en el Raval

Uno de los momentos más dramáticos ocurrió a las dos de la tarde del 17 de marzo en el cruce de la Gran Vía con la calle Balmes, muy cerca del cine Coliseum. 
Una bomba impactó contra un camión cargado con 4 toneladas de trilita y la explosión fue brutal. Murieron los 23 soldados republicanos que iban en el camión y también muchos transeuntes que pasaban por allí en ese aciago momento. 

Bombardeo del 17 de marzo de 1938 en el cuce de Gran Vía - Balmes

Entre los muertos estaba la madre de los hermanos Goytisolo, Julia Gay.
Años más tarde, su hijo, el poeta José Agustín Goytisolo, recordaba esa trágica fecha en unos poemas:

                                     CERCADA POR LA VIDA

                               Donde tú no estuvieras
                               como en este recinto cercado por la vida
                               en cualquier paradero conocido o distante
                               leería tu nombre.
                               Aquí cuando empezaste a vivir para el mármol
                               cuando se abrió a la sombra
                               tu cuerpo desgarrado
                               pusieron una fecha: diecisiete de marzo.
                              Y suspiraron tranquilos y rezaron por ti.
                              Te concluyeron.
                              ... ...  ...  ...  ...  ... ...  ...  ...  ...  ...

                              Quiero ser familiar con todo esto.
                              Pero tu nombre sigue aquí,
                              tu ausencia y tu recuerdo
                              siguen aquí.
                             ¡Aquí!
                              Donde tú no estarías
                             si una hermosa mañana con música de flores
                             los dioses no te hubiesen olvidado.
 
                                             El retorno, 1955

Columna de humo de la bomba del Coliseum
                              LA GUERRA
                         De pronto, el aire
                         se abatió, encendido,
                      cayó, como una espada,                             sobre la tierra. Oh sí,
                         recuerdo los clamores.  
                  Entre el humo y la sangre,                            miré los muros

                         de la patria mía,
                         como ciego miré
                         por todas partes,

                         buscando un pecho,
                         una palabra, algo
                         donde esconder el llanto.       
                         Y encontré sólo muerte,

                         ruina y muerte,
                         bajo el cielo vacío.
                                       Claridad, 1959          
                                                                                                 

En el lugar donde cayó esa bomba ahora, desde abril del 2003, se alza un monumento conmemorativo en recuerdo de las víctimas de la Guerra Civil.

 
"Encaix" (Encaje), obra de Margarita Andreu

Un ejemplo de la gran repercusión internacional que tuvieron estos bombardeos es el discurso que pronunció el primer ministro británico, Winston Churchill, ante la Cámara de los Comunes, el 18 de junio de 1940.
Cuando Londres era bombardeada por los nazis, durante la Segunda Guerra Mundial, puso como ejemplo de resistencia a los ciudadanos de Barcelona:

" ...  I believe our countrymen will show themselves capable of standing up to it, like the brave citizen of Barcelona, ... "

" ...  confío en que nuestros compatriotas demostrarán ser capaces de resistir como lo hicieron los valientes ciudadanos de Barcelona, ..."

En diciembre de 2012, se inauguró un monumento en una pequeña zona ajardinada, en el cruce de la Ronda General Mitre con Vía Augusta en homenaje a Winston Churchill.
Es un monolito de basalto con el rostro de Churchill en bajorrelieve, obra del escultor Pep Todó.












Para conmemorar el 75 aniversario de estos bombardeos, el Museu d'Història de la Ciutat (MUHBA) ha organizado una serie de actividades.

El 12 de marzo tuvo lugar un emotivo acto en el que participaron, entre otros, el historiador Xavier Domènech y Pilar Llompart, superviviente de una bomba que cayó en su casa de la calle Boquería.
También se presentó la guía de historia urbana "Defensa/BCN 1936 - 39"
y se repartieron unos recordatorios con una ramita de olivo, símbolo de paz, como homenaje a las víctimas de los bombardeos. En la cara posterior hay dos fragmentos de los mensajes pronunciados por Pau Casals en el Liceo de Barcelona, en octubre de 1938 y en Nueva York, en octubre de 1958.






 
Para finalizar, las actrices Emma Vilarasau y Miriam Iscla realizaron una lectura dramatizada de un fragmento de la obra "Barcelona", de Pere Riera, situada en marzo de 1938, que se estrenará el próximo mes de mayo en el Teatre Nacional de Catalunya.
El sábado, 16 de marzo, se realizó un itinerario, comentado por Oriol, guía del Museu d'Història, por algunos de los escenarios relacionados con la proclamación de la República, la Guerra Civil, los bombardeos y la construcción de refugios.

Uno de los puntos clave del recorrido fue la plaza de San Felipe Neri, donde el 30 de marzo de 1938 una bomba provocó el hundimiento del subterráneo de la iglesia, causando la muerte de 42 personas, la mayoría niños.
Aún hoy, en la fachada de la iglesia pueden verse los impactos de la metralla de las bombas como testimonio de la barbarie.

Un niño junto a la fachada de la iglesia de San Felipe Neri
        
Han tenido que pasar muchos años, demasiados, para que por fin, en el 2007  se haya colocado una placa en memoria de las víctimas.

                    

Recientemente, coincidiendo con el 75 aniversario, bajo la placa se ha colocado un cartel recordando ese trágico bombardeo. 

                   

Para finalizar el itinerario fuimos a visitar el refugio 307, en la falda de Montjuic, uno de los 1.400 refugios construidos en el subsuelo de la ciudad durante la Guerra Civil, como defensa pasiva ante los continuos ataques aéreos.

Entrada al recinto del refugio en la calle Nou de la Rambla, 169
Hay 200 metros de túneles, de 2'10 metros de alto y entre 1'5 y 2 metros de ancho.

Galeria en el interior del refugio
Se ha recuperado y abierto al público para mostrar la crueldad de las guerras y sus consecuencias. 
Esperemos que, tal como puede leerse en el cartel de la entrada al refugio, nunca más en ninguna parte pase algo igual.




Para saber más:




Para conmemorar el 75 aniversario de los bombardeos de 1938, se ha reeditado este libro de Santiago y Elisenda Albertí, imprescindible para conocer a fondo este hecho histórico. (383 páginas)
Cuenta con una extensa bibliografía sobre los bombardeos y la Guerra Civil.











 El catálogo de la exposición "Quan plovien bombes" de Xavier Domènech y Laura Zenobi (70 páginas).
Esta exposicón fue presentada entre el 13 de febrero y el 13 de mayo de 2007 en el Museu d'Història de Catalunya.



La excelente película Mirant al cel (Mirando al cielo), (2008). 
Jesús Garay, combinando material documental de la época y ficción, recupera la memoria histórica de los bombardeos de 1938.

Entradas de otros blogs relacionadas con el tema:

Plaça Sant Felip Neri, un lloc on les pedres parlen. Neus La meva Barcelona

El niño de la plaza Sant Felip Neri de Barcelona. APU. Veo digital 

L'horror d'un fet. Jordi. Instants Barna

10 comentarios:

  1. Estimada Maite, gràcies per introduir-me al teu bloc. El teu reportatge sobre els bombardeigos a Barcelona, és esplèndit, rigoros i atractiu, bones imatges interessants textes.....un 10 !!!

    Maite, realment ets polifacètica, be jo crec, que saps fer de tot !
    Enhorabona pel bloc. T'aniré visitant.
    Una abraçada.
    pepa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies, Pepa, pel teu comentari. Benvinguda al bloc!
      Espero que el vagis visitant i que t'agradi.
      Bones vacances. Petons.

      Eliminar
  2. Es important la memòria històrica. Jo encara tinc al cap que es deia que a la Pl Felip Neri les senyals de la pared eren de fusellaments. No està bé manipular la realitat.
    Molt bona entrada.
    petó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes gràcies, Neus.
      He recordat la teva entrada sobre el bombardeig de la plaça Sant Felip Neri i he afegit l' enllaç.
      Bones vacances. Petons.

      Eliminar
  3. Hola Maite.
    No hace mucho estuve con Jordi de InstanBarna en el castillo de Montjuïc. Asistimos a una dramatización en el interior de un refugio y vivimos en primera persona la sensación de permanecer sentados en el suelo, encerrados, escuchar el sonido de los aviones, las sirenas... una cosa es contralo y otra vivir esa terrible situación... "nunca más y en ninguna parte".
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Andrés,
      En el refugio 307 también hay momentos que se oyen las sirenas y la verdad es que impresiona bastante. ¡Ojalá sea cierto "Nunca más"!
      Buenas vacaciones.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. He actualitzat la meva entrada sobre el tema de La Plaça Sant Felip Neri, posant enllaç a la teva entrada.

    Salutacions!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jordi,
      Moltes gràcies per afegir l'enllaç.
      Bones vacances.
      Una abraçada

      Eliminar
  5. Molt interessant i complet!! (i gràcies pel comentari de l'itinerari!)

    Oriol

    ResponderEliminar
  6. Es bo recordar aquests fets, perque la memoria es transmeti als nostre fills...i no torni a passar mai mes.Anem sempre units en la tasca de la convivencia. I conservem Barcelona, com lo que és...La ciutat mes bonica del món!

    ResponderEliminar