miércoles, 27 de febrero de 2013

DE CARNAVAL A CUARESMA




Aunque ya haga unos cuantos días que el pobre rey Carnesnoltes está enterrado, no quiero dejar pasar el mes de febrero sin hacer una breve reseña de su paso por la ciudad.

           Ya lo dice el refrán:
           "Al principio o al final, 
           en febrero, Carnaval"

Y así, el jueves 7 de febrero, tuvo lugar el alegre pasacalles del "Arribo del Rei Carnestoltes" que amenizado por una banda de músicos empezó frente al mercado de Santa Caterina. 


El rey Carnestoltes, que este año era el popular payaso Tortell Poltrona, recorrió en un coche de caballos las calles del barrio de la Ribera hasta llegar al paseo del Born.

Allí, una alfombra roja se extendía a lo largo del Paseo y sobre ella un maestro de ceremonias, elegantemente vestido de blanco y negro, presentó a los embajadores del Rey.

   

 
              
                         






   



 

 
 



Tras los embajadores, llegó el Rey y, para regocijo de todos los asistentes, leyó el pregón, lleno de alusiones a la situación político-social del momento.

Todo eran risas, alegría, jolgorio, ironía y buen humor, pero, como dice el refrán...


     "No hay Carnaval sin Cuaresma"








 
 Quién había de pensar que a sólo unos pocos metros de allí, bajo un arco, agazapada en una puerta negra, se encontraba  la Vieja Cuaresma.


Pues allí estaba, con sus largas sayas, el bacalao en una mano, la sardina en la otra y con sus siete piernas, una por cada semana que dura su presencia.


viernes, 22 de febrero de 2013

RUTA DE SANTA EULALIA (1ª parte)

La Gegantona Laia de Barcelona
 en el patio del
Palau de la Virreina


Aprovechando que la semana pasada se han celebrado  las fiestas de Santa Eulalia, copatrona de Barcelona junto con la Virgen de la Mercè,  os propongo una ruta para conocer algunos lugares de la ciudad  relacionados con ella.




Detalle del broche con
 los símbolos de la santa
Cartel informativo en el Palau de la Virreina

Empezaremos la ruta en la Catedral, llamada de la Santa Cruz y Santa Eulalia.

Santa Eulalia ante el gobernador Daciano
Entrando por la puerta principal, en la nave central, nos encontramos el trascoro, de estilo renacentista, empezado por Bartolomé Ordóñez en 1517.
Crucifixión de Santa Eulalia
Está formado por cuatro bajorrelieves que representan escenas del martirio de Santa Eulalia, dos a cada lado de la puerta. 
La obra fue terminada por su díscípulo Pedro Vilar, siguiendo el proyecto de su maestro.

 



Sólo se pueden apreciar bien los dos bajorrelieves de los extremos, ya que los otros dos, que representan la flagelación y la quema de la santa, quedan parcialmente ocultos por las pantallas de televisión que han instalado allí.



También nos encontramos a Santa Eulalia representada en varios lugares de la catedral:
En la hornacina del extremo derecho del trascoro

En el retablo de Santa Clara y Santa Catalina

En el altar de la Capilla de Santa Lucía
 


                                                                   
En la cripta, a la que se accede por una amplia escalera, está el sepulcro con las reliquias de Santa Eulalia.
En la pared del fondo se guarda el antiguo sepulcro del siglo IX.                              
Sarcófago de alabastro del escultor Lupo di Francesco de Pisa. En la tapa y los lados hay talladas escenas del martirio de Santa Eulalia
Cuenta la leyenda que Eulalia era la encargada de cuidar las ocas en su casa, por eso en el claustro de la catedral hay siempre trece ocas blancas en recuerdo de los años que tenía la joven mártir cuando murió.
El color blanco de las ocas simboliza la pureza

Desde el claustro, salimos al exterior por la Puerta de Santa Eulalia, en la calle del Bisbe. 
En el tímpano hay una imagen de la santa, reproducción de la original, pero ahora no puede verse, ya que está en proceso de restauración. 
La escultura original, obra de Antoni Claperós, se encuentra actualmente en el museo de la Catedral.

Estado actual de la puerta de Santa Eulalia
febrero de 2013


Puerta de Santa Eulalia.
Foto de Internet
*Actualización (25 de febrero de 2017)
Tras varios años cubierto por una malla verde, por fin ya podemos ver de nuevo el tímpano restaurado de la puerta de Santa Eulalia que ahora luce en todo su esplendor. 

Puerta de Santa Eulalia ya restaurada
Continuamos por la calle Sant Sever y en un recodo, al llegar a la Baixada de Santa Eulalia, en una hornacina, hay una capillita dedicada a la santa.

                    

Se cuenta que, durante la persecución a los cristianos del emperador Diocleciano (284-305), la joven Eulalia se encaró con el gobernador de Barcino, Daciano, y con gran valentía le recriminó su crueldad.
Al negarse a renegar de su fe, fue condenada a sufrir trece martirios, uno por cada año de vida.
En la pared, sobre un plafón de cerámica, podemos leer los versos de Mossèn Cinto Verdaguer explicando el martirio que, según la tradición,  ocurrió en este lugar: se trataba de hacerla rodar trece veces por esta bajada metida en un tonel lleno de cuchillos y cristales.


Continuamos hasta l'Arc de Santa Eulàlia, en donde hay una capillita empotrada en la pared, que pasa casi desapercibida. 
Se cree que en este lugar estaba la prisión donde estuvo encarcelada.





         









Un poco más adelante llegamos al Pla de la Boquería.
En la esquina de la calle Cardenal Casañas con Boquería, sobre la cúpula de un pequeño templete, hay una imagen de Santa Eulalia.
Se colocó allí en el año 1900, en la fachada de los Almacenes Santa Eulalia, construídos en 1863 en el lugar donde antiguamente había una ermita dedicada a Santa Eulalia.
Alguna leyenda sitúa en ese lugar su crucifixión. 
Dos placas de mármol en latín, una en cada calle, recuerdan su martirio.

Almacenes Santa Eulalia. Foto de Internet

Santa Eulalia, obra de Eduard Alentorn



Detalle de la placa de la calle Boquería
Placa de la calle Cardenal Casañas



Continuamos por la calle Hospital y al llegar a su confluencia con la calle del Carme nos encontramos la  Plaça del Pedró.
En este lugar, también cuenta la tradición que fue crucificada Santa Eulalia en una cruz en forma de aspa.
En el centro de la plaza hay una fuente (1826) y sobre una columna una imagen de la santa.
Fuente de Santa Eulalia. Al lfondo, la iglesia de Sant Llàtzer

Esta es la escultura pública más antigua de Barcelona que se mantiene en su ubicación original.
La imagen actual (1952), obra de Frederic Marès, sustituye a la anterior, realizada por Llàtzer Tramulles y Lluís Bonifaç en 1673, destruida durante la Guerra Civil.
Del antiguo monumento sólo se conserva la cabeza y, gracias a que unos vecinos la recogieron, hoy todavía se puede ver en el Museu d'Història de la Ciutat de Barcelona (MUHBA)                             

 
Placa de mármol en la columna del monument
De momento, acabamos aquí la primera parte de la ruta, pero aún quedan muchos lugares de la ciudad vinculados con Santa Eulalia.

Si queréis conocerlos, no os perdáis la
 RUTA DE SANTA EULALIA. (2ª parte)

RUTA DE SANTA EULALIA (3ª parte)

sábado, 9 de febrero de 2013

EL MERCADO DE LA ABACERÍA SE VISTE DE CARNAVAL




Ayer por la mañana, al ir al mercado, me llevé una grata sorpresa.
 El Mercado de la Abacería de Gracia, donde voy habitualmente a comprar, se había vestido de fiesta para celebrar el Carnaval. 

Todo estaba decorado con globos, serpentinas y guirnaldas de colores y una "Rua Brasilera" recorría sus calles llenándolas de bailes y música.

Pero lo mejor de todo era ver las paradas, decoradas con gran imaginación y originalidad y con sus vendedores y vendedoras hábilmente disfrazad@s.

Bailando a ritmo de samba

Los músicos de la "Rua Brasilera"
  Vamos a empezar el recorrido por las paradas:

Las chicas de "La Trobada del gourmet" se han transformado en unos alegres taxis para transportarnos por una sabrosa ruta de quesos y embutidos.

Conchita, Silvia, Sara y Montse de la parada "La trobada del gourmet" han ganado el premio al disfraz más original


La Caperucita Sara ha ganado el premio al mejor disfraz individual



Remei, con el buen humor que la caracteriza, este año ha querido poner "remedio" a todos nuestros males y se ha montado una clínica.

Remei, en su "clínica", dispuesta a curarnos con una sonrisa
Mireia, elegante como una diva, posa junto a las olivas
Anna, Margot y Pascal despachan alegres a ritmo de rap

Como en Carnaval hay que transgredir las normas y romper con lo establecido, aquí tenemos un simpático "Caperucito" y una "loba" no muy feroz.

Dani y Laura en su parada de legumbres y platos preparados
Sin duda, la "hippy" Nuria es la que "corta el bacalao" en la parada  Peiró

Miquel, rodeado de frutos secos y productos coloniales,
se ha transformado en Hulk luciendo abdominales

Carmen y Geroni en su preciosa parada, una deliciosa sinfonía de colores, olores y sabores


Muy sonriente, Cristina, entre rapes y sardinas
Mercè, de verde camuflada, sonríe ampliamente entre las frutas variadas
Divertidos huevos fritos con patatas fritas en la pollería de Pili
La parada de pescado de Nuria se ha convertido en un bosque encantado y ella en una auténtica Blancanieves.

Blancanieves ha sido galardonada con el "Pebrot d'or" (pimiento de oro), concedido por el Ayuntamiento de Barcelona a la parada mejor decorada
  Paqui, una auténtica "hippy", posa frente a su parada
La charcutería Fábregas, nos ha transportado a un alegre cabaret de París
Esta parada ha ganado el premio a la mejor comparsa




De tanto tratar con pollos, Lluis se ha convertido en uno de ellos

Mingo, Loli y Toni, del bar "Cal Mingo" se anticipan a la primavera luciendo unos vistosos chalecos llenos de flores
Actualizo esta entrada para incluir a "Los increíbles" Cris, Manolo y Yoli de "La Llar del Pernil" que, aunque parezca increíble, se me pasaron por alto el día que hice las fotos.

Posando ante la parada.   Foto realizada por Enrique y cedida por Cris

Para terminar, quiero dedicar esta entrada a todos los vendedores y vendedoras y agradecerles su colaboración. Sin ell@s no hubiera sido posible hacer este pequeño reportaje.

Con buen humor y simpatía
Habéis llenado el mercado
de color y de alegría 

¡MUCHAS GRACIAS POR HACERNOS SONREIR UN RATO!

¡FELIZ CARNAVAL!